• Abuelos
  • Guardería
  • Manos
  • Niños
  • Restaurante

    Restaurante

 

Si bien el 98% de las familias del barrio La Cruz vive en casas, muchas de ellas no son
dignas por el grado de deterioro en el que se encuentran o por lo pequeñas que son
para el número de personas que las habita.

 

Abril 2015

 

         

Las condiciones generales de las viviendas del barrio La Cruz son deficitarias.   Foto: Fundación Teresa de Calcuta                      

 
Los servicios públicos en la zona han mejorado, aunque aún no cubren a la totalidad de los habitantes.
 
El alcantarillado fue construido en 1993 para 400 personas, hoy son más de 8.000 y aún continúa siendo el mismo; por lo tanto, las calles y senderos se ven inundados de aguas lluvias y residuales perjudicando no solo el terreno sino generando problemas de salud.
 
La comunidad en su mayoría cuenta con el servicio de agua prestado por dos entidades, una de ellas es EPM (Empresas Públicas de Medellín), la otra bajo la modalidad de “servicio colectivo” integrada por habitantes del barrio que construyeron un acueducto artesanal, el cual lleva el agua por medio de mangueras que provienen de la parte superior del asentamiento de un yacimiento natural.
 
Sin embargo, esta ni es potable ni es constante porque “se va de vez en cuando”. Una porción reducida se beneficia con luz de EPM, pero la gran mayoría tiene conexión ilegal, ya que los habitantes no cuentan con los recursos suficientes para pagar el servicio.
 
Muchos de los hogares, sobre todo de la parte alta del barrio, cocinan con leña y en un mínimo porcentaje con gas de cilindro.
 
 
______________________________________________
 
 
 
 
 
© 2016 Fundacion Teresa de Calcuta. Medellín, Colombia
Carrera 23 C No. 75c- 26 Barrio La Cruz